portada

Industria 4.0

El potencial empresarial de la Realidad Aumentada y Realidad Virtual continúa creciendo a medida que las empresas exploran los casos de uso y van más allá de las aplicaciones piloto. Cada vez más, estos esfuerzos se cruzan con las oportunidades que hacen posible la tecnología de Internet de las Cosas: Sensores y dispositivos conectados que ayudan a construir un paisaje digital y físico integrado y extendido. Sin embargo, en medio de esta ráfaga de actividad, muchos pasan por alto las implicaciones más amplias del surgimiento de AR y VR. Los patrones de diseño están evolucionando dramáticamente, con pantallas 2D dando paso a herramientas que usan sensores, gestos, voz, contexto y contenido digital para ayudar a los humanos a interactuar de forma natural con el mundo cada vez más inteligente que nos rodea. Aunque pueden pasar varios años antes de que se materialice el último juego de la realidad mixta, es el momento de comenzar a explorar este nuevo mundo dinámico y los activos digitales que comprende.